Google

Dar una mejor apariencia a tu empresa remodelando tus oficinas

Written on:April 18, 2014
Comments
Add One
Dar una mejor apariencia a tu empresa remodelando tus oficinas
0 votes, 0.00 avg. rating (0% score)

Remodelar las oficinas de tu negocio es una forma excelente de mejorar tu presentación, de llamar la atención de tus clientes y de renovar el espíritu de tu equipo de trabajo.
En primer lugar, limpia. Toma todo tu archivo muerto y el material que no se ocupe de forma cotidiana y empácalo adecuadamente, etiquétalo bien y posteriormente, llévalo a tu bodega. Si tu oficina no es suficientemente grande y no cuentas con un espacio como bodega, puedes recurrir al alquiler de alguna con una empresa de Self Storage Madrid. Recuerda que tener una oficina más espaciosa no sólo resulta más cómodo para ti y para tus empleados, sino que da una imagen de pulcritud y cosas bien hechas que sin duda impactará positivamente a tus clientes, proveedores y a todo aquel que visite tus instalaciones.
Una vez que has dejado en tu oficina sólo lo que es necesario tener ahí, es momento de elegir una paleta de color que sea la guía de tu remodelación. Puedes decantarte por algo sobrio (un color oscuro como negro o gris contrastando con blanco), o elegir una combinación más llamativa y brillante. Esta última opción representa un desafío a la vez interesante y delicado. Debes recordar que no todos los colores se ven bien juntos. Para enriquecer tus espacios con color, piensa como un diseñador interior. Trata de imaginar cómo te sentirás tú trabajando rodeado de los colores que elegiste. Una vez que te hayas decidido por los colores y estás seguro de que funcionarán para tu espacio de trabajo y como presentación para los visitantes, debes decidir cómo los implementarás en los muros, acabados, pisos, y cómo todo ello combinará con tu mobiliario.
Siempre busca priorizar y dar “libertad” a las fuentes luminosas con que cuentes. Al igual que como sucede con el espacio, la luminosidad habla de pulcritud, de higiene, de espacios bien cuidados.
Como decíamos, una vez que el espacio está diseñado, será momento de elegir el mobiliario. De hecho, ésta es la parte más sencilla y quizá hasta divertida de emprender una remodelación. Sólo recuerda que no debes sobrecargar los espacios, ni con mobiliario demasiado grande, ni con uno que opaque el diseño general que has elegido para tu oficina. También debes recordar que por muy bien que luzcan los asientos o escritorios, si éstos no son ergonómicos es mejor dejarlos de lado. Un espacio hermoso no tiene por qué ser un espacio poco útil. La estética no debe opacar la utilidad, de otra forma, perderás de vista el objetivo inicial de la remodelación, que es llamar la atención y dar una atención óptima a tus clientes cuando visiten tus oficinas.

Leave a Comment